lunes, 19 de junio de 2017

ENSALADA DE ALUBIAS


Una forma de comer legumbres en época de calor es en ensalada, la podemos hacer según nos apetezca e ir cambiando los ingredientes a nuestro gusto, o según lo que tengamos en la nevera.  Así está estupenda.

INGREDIENTES


Un bote de 400 gr. de alubias en conserva

1 Tomate

1/2 Pimiento rojo, podemos ponerle verde o de ambos

1 Trozo de cebolleta fresca

1 Buen puñado de aceitunas rellenas de anchoa

1 Zanahoria (no está en la foto)

1 Lata de atún en aceite de oliva

2 Huevos duros

Aceite de oliva virgen extra, vinagre de módena y sal para aliñarla

PREPARACIÓN

Ponemos las alubias en  un colador,  las lavamos bajo el grifo con abundante agua, las escurrimos bien y las pasamos a un bol.


Vamos añadiendo todos los ingredientes. Los tomates cortados en daditos, la zanahoria pelada y en láminas pequeñas sacadas con el mismo pelador, la cebolleta finamente picada, el pimiento cortado en dados pequeños y las aceitunas cortadas en 4 partes cada una, (dejamos alguna entera).


Mezclamos y añadimos un huevo duro picado y el atún.


Aliñamos a nuestro gusto, mezclamos y ponemos el otro huevo cortado en cuartos para adornar, un poco más de aceite por encima y la metemos en el frigorífico para que esté bien fresquita a la hora de comer. En el aliño, si nos gusta, podemos poner una cucharadita de mostaza disuelta en la vinagreta.



lunes, 12 de junio de 2017

MEJILLONES EN SALSA PICANTE



Hacía tiempo que quería preparar estos ricos mejillones, con esta salsa picante que no deja a nadie indiferente. Si os gusta el picante y los mejillones no dejéis de preparar este plato pues el éxito está asegurado.  Como sale bastante salsa, la que no uséis la podéis congelar para futuras preparaciones. 

INGREDIENTES


1 Kg de mejillones

75 Gr. de aceite de oliva virgen extra

1 Diente de ajo

200 Gr. de cebolla

1 Cayena

1 Cucharadita rasa de pimentón dulce

1/2 Cucharadita de pimentón picante

1 Cucharada rasa de harina.

250 Ml de caldo colado de cocer los mejillones

Sal

PREPARACIÓN (con Thermomix)

Limpiamos las cascaras de los mejillones y retiramos las "barbas", tirando con un cuchillo, siempre en la dirección de la punta del mejillón, para que no se rompan por dentro. Los ponemos en una olla con medio vaso de agua unos trocitos de limón y también les puse una ramita de perejil. Los ponemos al fuego y colocamos la tapa. En unos pocos minutos empezarán a abrirse. Cuando veamos que se han abierto todos, apagamos el fuego y reservamos.


Ponemos en el vaso el aceite y el diente de ajo pelado. Programamos 2 minutos, temperatura varoma y velocidad 2.


Incorpora la cebolla troceada y la cayena. Programa 10 minutos, temperatura varoma y velocidad 2.


Incorpora el pimentón picante, el dulce y la harina. Aquí, según nos guste el picante,  podemos poner un poquito más o menos de cada uno de los pimentones. Programamos 2 minutos, temperatura varoma y velocidad 2.


Trituramos 1 minuto a velocidad 6. Añadimos el vaso de caldo de los mejillones colado.


Trituramos 1 minuto a velocidad 10. Probamos y rectificamos de sal, si procede. Como el caldo que sueltan los mejillones es bastante salado, yo no les tuve que añadir nada de sal.


Para presentarlos, les quitamos  la concha donde no va adherido el mejillón, los ponemos en una fuente y vertemos la salsa por encima.


martes, 30 de mayo de 2017

TRENZA SEMIINTEGRAL DE FRUTOS SECOS




Esta trenza  ha sido todo un éxito en casa. No es la típica masa de bollería que produce una miga muy esponjosa y blandita, es una masa contundente, con una miga jugosa y tupida,  con mucho sabor,  que además de llevar parte de harina integral lleva nueces trituradas dentro de la masa que aportan un toque fantástico.  La receta la he sacado del libro de Iban Yarza  PAN CASERO. Le he cambiado los ingredientes del relleno, que los podemos ir modificando según nuestro gusto.

INGREDIENTES

PARA LA MASA


225 Gr. de harina de fuerza

50 Gr. de harina integral

1 Huevo

80 Gr. de leche

15 Gr. de miel

10 Gr. de azúcar moreno

25 Gr. de mantequilla

15 Gr. de nueces molidas finamente

3 Gr. de sal

12 Gr. de levadura fresca de panadero. (Si es en polvo serían 4 gr.)

PARA EL RELLENO


150 Gr. de nueces peladas

40 Gr. de pasas sin semillas

40 Gr. de orejones de albaricoque

40 Gr. de mantequilla

30 Gr. de miel

PARA LA GLASA


80 Gr. de azúcar

40 Gr. de agua

1 Cucharada de zumo de limón

PREPARACIÓN

Molemos finamente 15 gr. de nueces y reservamos.


Para el amasado he utilizado la Thermomix. Al final explicaré el amasado tradicional.

Ponemos en el vaso la leche, la sal, la mantequilla, el azúcar y la miel. Programamos 1 1/2 minutos, 37º y velocidad 2 1/2.


Incorporamos el huevo y la levadura. Mezclamos 10 segundos a velocidad 4.


Agregamos las harinas y las nueces que habíamos picado.


Programamos 20 segundos a velocidad 6 y 4 minutos a velocidad espiga.


Sacamos la masa del vaso, hacemos una bola, la ponemos en un bol  y lo tapamos con papel film. El bol tiene que ser grande pues la masa va a duplicar su volumen.


Yo dejé el bol 1/2 hora a temperatura ambiente y después lo metí en el frigorífico toda la noche, para formar la trenza al día siguiente. También podemos dejarla en un lugar cálido y al cabo de una hora, aproximadamente, habrá doblado el volumen y podemos seguir con la receta.

A la mañana siguiente la saqué del frigorífico y la dejé una media hora para que perdiera el frío. 


Vamos a preparar el relleno. Las nueces las partimos con los dedos para que no queden demasiado grandes pero sin triturarlas, las ponemos en un recipiente y añadimos los orejones cortados en daditos, las pasas, la mantequilla a temperatura ambiente y la miel.


Mezclamos bien todo.


Ponemos la masa en la mesa de trabajo ligeramente enharinada. La aplastamos un poco con los dedos.


Tenemos que estirarla, primeramente con las yemas de los dedos y después con el rodillo. Formamos un rectángulo de unos 60 cm de largo, (nos tiene que caber en la bandeja del horno) y unos 30 o 35 cm.  de ancho.


Repartimos el relleno.


La vamos enrollando por el lado más largo, como si fuera un "brazo de gitano".



Una vez enrollada, dejamos el cierre hacia abajo.


Con un cuchillo afilado la cortamos longitudinalmente.


 Giramos las dos partes, dejando el corte hacia arriba.


Las vamos trenzando con cuidado de que no se salga el relleno. 


Sellamos los extremos apretando con los dedos, hasta que las puntas de las masas estén perfectamente unidas.


La tapamos con un paño y la dejamos en un lugar cálido  para que fermente. Tiene que doblar el volumen. Tardará entre una hora y media y 3 horas.


Ya está preparada para meter en el horno, que habremos precalentado a 180º calor arriba y abajo. En la siguiente foto vemos como ha aumentado de volumen.


Horneamos durante 30 minutos, aproximadamente, dependerá de cada horno.


Mientras está la trenza en el horno, preparamos la glasa. En un cazo echamos el azúcar, el agua y el zumo de limón. Lo mezclamos y lo  ponemos a hervir. Dejamos que hierva 3 o 4 minutos a fuego medio. Ésto conviene hacerlo cuando a la trenza que tenemos en el horno le falte poco para terminar de hornearse,  pues tiene que estar caliente a la hora de aplicarla. 


Recién sacada del horno repartimos toda la glasa por toda su superficie con una brocha de cocina, la dejamos enfriar y lista para disfrutarla.


AMASADO TRADICIONAL

Mezclamos  todos los ingredientes de la masa en un bol y cuando se vaya formando  la masa, la pasamos a la mesa de trabajo. Quedará una masa algo pegajosa. La dejamos reposar 10 minutos y seguimos trabajando,  plegándola sobre si misma y haciéndola rodar sobre la mesa durante otros 10 minutos hasta conseguir una masa lisa y homogénea. Si vemos que se nos pega mucho, a mitad de amasado, paramos, la dejamos reposar 5 minutos y seguimos con el proceso. Hacemos la bola y la dejamos reposar  hasta que doble el volumen tapada con un paño, o en el frigorífico como he explicado en el amasado con Thermomix. el resto es igual que en la primera explicación.

martes, 23 de mayo de 2017

ALCACHOFAS CON ALMEJAS


Las alcachofas con almejas nos encantan en casa, queda un plato muy sabroso que espero que os guste.

INGREDIENTES (Para 3 personas)


1 Kg. de alcachofas

300 Gr. de almejas

75 Gr. de taquitos de jamón serrano. (No están en la foto)

4  Cucharadas de aceite de oliva virgen extra

1 Diente de ajo

1 Cucharada rasa de harina

1/2 Vaso de vino blanco, (100 ml)

150 ml. de  caldo de cocer las alcachofas

1 Ramillete de perejil

PREPARACIÓN

Empezaremos preparando las almejas. Un rato antes de empezar a cocinar las lavamos bien, las ponemos en un recipiente con agua y sal en el frigorífico para que suelten la arena que pudieran tener.


Vamos a preparar las alcachofas. Las limpiamos quitándoles las  puntas y todas las hojas exteriores que estén duras. Las cortamos por la mitad, les quitamos con la punta del cuchillo los pelillos que tienen.


Preparamos un recipiente con agua y un chorreón de vinagre. Cortamos las alcachofas en cuartos y las vamos poniendo en remojo, mientras terminamos de limpiarlas.


En una cazuela  ponemos las alcachofas escurridas, las cubrimos de agua, echamos un ramillete de perejil y un poco de sal. Las ponemos a cocer hasta que estén tiernas. Lo comprobamos pinchándolas con la punta de un cuchillo y si queremos estar seguros de que están, probamos una hoja de las exteriores. Han estado algo más de media hora.


 Las escurrimos y reservamos. El caldo no lo tiramos, lo reservamos también. Utilizaremos un poco de ese caldo y el resto, si queremos lo podemos tomar bebido con un chorreón de aceite de oliva virgen extra y unas gotas de limón. Es estupendo para el hígado.


En una cazuela plana echamos el aceite y el diente de ajo bien picado, ponemos el fuego flojo hasta que empiece a dorarse el ajo.


Añadimos los taquitos de jamón, les damos unas vueltas para que se rehoguen un poco.


Las almejas las lavamos, las escurrimos y las añadimos a la cazuela. Echamos la cucharada de harina y rehogamos un minuto, mezclando todo.


Vertemos el vino blanco, subimos el fuego y dejamos que evapore el alcohol, un par de minutos.


Incorporamos el perejil picado, tapamos la cazuela y veremos como se empiezan abrir las almejas.


Añadimos las alcachofas que teníamos reservadas y un poco del caldo de cocer las alcachofas.


Movemos la cazuela para que se mezcle bien todo y dejamos cocer 2 o 3 minutos para que se mezclen todos los sabores. Éste es el momento de probar de sal y rectificar si procede. No lo hemos hecho antes porque las almejas aportan su punto de sal.


Las servimos y espolvoreamos otro poco de perejil picado por encima.