martes, 21 de marzo de 2017

LECHE DE AVENA CASERA


La leche de avena es ideal para los que tienen intolerancia a la lactosa o simplemente quieren tomar una bebida que no sea de origen animal. Es tan fácil de hacer que no vale la pena comprarla y además de salirnos mucho más económica, la podemos adaptar a nuestro gusto con distintos edulcorantes o ingredientes que le den un toque de sabor.

La leche de avena es muy nutritiva y de fácil digestión, es rica en vitamina B, contiene hierro, calcio, potasio, magnesio, fósforo, omega 6, tiene alto contenido en fibra, en fin, es muy sana y rica.

Está especialmente indicada para dietas vegetarianas o veganas. También la podemos utilizar como sustituto de la nata. 

Os cuento como la hacemos en casa de forma básica y sencilla. También la podemos edulcorar poniéndole unos 4 o 5 dátiles, por supuesto sin hueso, o con stevia, con miel, también le podemos añadir un poco de extracto de vainilla, poner algo de azúcar moreno de caña integral, etc, etc. A veces le ponemos un poco de canela molida por encima cuando la servimos.

Una vez hecha nos dura perfectamente 3 o 4 días en el frigorífico.

INGREDIENTES


1 Litro de agua

4 Cucharadas de copos de avena

1 Cucharada de coco rallado

1 Pizca de sal

PREPARACIÓN

Nosotros tenemos un colador muy fino que se utiliza para hacer horchata, pero a falta de éste, la podemos hacer con un colador fino de los que tenemos en casa.



Ponemos los copos de avena, el coco rallado y un vaso de agua templada en el vaso de la batidora.


Batimos hasta que quede todo bien triturado. Añadimos el resto del agua templada y seguimos batiendo para que se mezcle todo bien.


Ya  sólo nos queda colar la mezcla y el resultado será una leche o bebida de avena deliciosa.




lunes, 13 de marzo de 2017

COCA DE CEBOLLA Y SOBRASADA




Os traigo una estupenda coca de cebolla y sobrasada. La fuente es un canal de You Tube que se llama Recetas Mallorquinas donde una señora prepara unas recetas fantásticas. Ya he preparado unas cuantas y todas salen de maravilla. La masa, he utilizado la que preparo siempre para cocas que es una masa hojaldrada que no puede estar más rica y que podéis ver AQUÍ.

INGREDIENTES




1 Masa para coca salada

1 Kg de cebollas (pesadas antes de pelarlas)

180 Gr. de sobrasada, si es mallorquina, mejor

3 o 4 Cucharadas de aceite oliva virgen extra para pochar la cebolla y un chorreón para poner sobre  el relleno

Pimienta molida

Sal

Miel para poner sobre la sobrasada (opcional)

PREPARACIÓN

Pelamos las cebollas, las cortamos en juliana, ponemos una sartén en el fuego con las 3 o 4 cucharadas de aceite, echamos la cebolla, la salpimentamos y dejamos que se poche a fuego medio, removiendo de vez en cuando. No tiene que llegar a dorarse, pues se terminará de hacer en el horno. Cuando empiece a dorarse, la retiramos del fuego. Tardará unos 7 u 8 minutos.


En la siguiente foto vemos como queda.


La ponemos en un colador para que suelte todo el líquido que se ha formado.


Aquí podemos ver todo el que han soltado. Lo desechamos.


Cogemos la masa, que ya habrá reposado, la amasamos un poco con las manos, y la vamos a estirar para ponerla sobre la bandeja. Lo podemos hacer con el rodillo o simplemente hacemos una especie de rulo de la longitud de la bandeja, a la que habremos espolvoreado un poco de harina y la vamos estirando con los dedos y las palmas de las manos.


Es una masa muy fácil de trabajar. Con un tenedor le he hecho un adorno en todo el perímetro.


 Repartimos la cebolla sobre la masa. Le echamos un ligero chorreón de aceite de oliva virgen extra por encima, repartido por toda la cebolla. Si queremos, espolvoreamos un poco más de pimienta sobre la cebolla.


 Ponemos sobre la cebolla unos trocitos de sobrasada.


Le ponemos unas gotas de miel sobre la sobrasada. Esto es opcional, pero yo lo recomiendo. Luego no notaréis el dulzor de la miel porque es poca,  pero le da un toque a la sabrasada fantástico. Si no os dicen que tiene miel, no os daréis cuenta.


El horno lo tendremos precalentado a 180º, calor arriba y abajo. Metemos la bandeja más abajo de la mitad de el horno, (en mi horno hay 5 ranuras para colocar la bandeja, yo la pongo en la segunda empezando a contar desde abajo). Horneamos hasta que la masa la veamos hecha, unos 35 o 45 minutos, depende del horno. La mejor manera de tomarla es templada. Si os sobra, al día siguiente, le dais un calentón en el horno o simplemente la calentais en una sartén, para que la masa siga manteniendo su crujiente y sigue estando muy rica.


lunes, 6 de marzo de 2017

MANTEQUILLA DE CACAHUETE




La mantequilla de cacahuete es muy típica en América. En España ya la encontramos en muchos supermercados, pero suelen ponerle azúcar, algún aceite y además no es muy barata. Es tan fácil hacer en casa que no vale la pena comprarla, pues se hace en 5 minutos y únicamente con cacahuetes tostados sin sal. Está muy rica en tostadas, en las que encima les podemos poner algún tipo de mermelada, trocitos de plátano y otras frutas, también se utiliza para galletas, relleno de pasteles, etc. 
Tiene mala fama pues es bastante calórica, pero tomada con moderación tiene un montón de propiedades beneficiosas para la salud. Contiene magnesio, potasio, fósforo, hierro, calcio, zinc, cobre. No contiene nada de colesterol. 

Por cada 100 gramos de mantequilla de cacahuete tenemos, entre otras cosas: 620 kcal, 30 gr. de proteinas, 10 gr. de carbohidratos, 50 gr. de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, 2 gr. de hierro.... 

INGREDIENTES


Cacahuetes tostados y sin sal. Yo he puesto 250 Gr.

PREPARACIÓN

Ponemos los cacahuetes en una picadora, sin nada más.



Vamos triturando.


Aquí ya empieza a soltar aceite.


Seguimos triturando hasta que quede una textura a nuestro gusto, como veis en la siguiente foto.


La metemos en un tarro de cristal y en el frigorífico se conserva perfectamente bastante tiempo.


En las primeras fotos vemos una propuesta muy rica para tomarla. En la primera, pusimos manteca de cacahuete sobre una tostada, le añadimos unas rodajas de plátano y unas semillas de chia. En la siguiente, hicimos una especie de sándwiches con dos rodajas de plátano, mantequilla de cacahuete en medio y  un poco de chocolate fondant por encima. Riquísimas las dos.