jueves, 15 de abril de 2021

CARACOLAS CON CREMA DE VAINILLA Y NARANJA

 

Estos deliciosos bollitos los vi en un canal de youtube, "Un día una receta", los he probado y están que no pueden ser más ricos, no llevan mucha azúcar, en la masa ninguna y de verdad que si los acompañas con un buen café con leche son todo un lujo, te queda una masa suave y ligeramente crujiente por fuera, con el aroma de la crema de vainilla y la frescura que aporta la naranja. Cada porción tiene unas 150 calorías.

INGREDIENTES

PARA LA MASA:


140 Ml de agua templada

1 Cucharada de levadura seca

300 Gr. de harina de fuerza. También lo podemos hacer con harina normal

1 Pizca de sal

50 Gr. de mantequilla

Azúcar glas para decorar

PARA LA CREMA:



1 Huevo

70 Gr. de azúcar

30 Gr. de Maizena

250 Ml. de leche

1 Cucharada de extracto de vainilla. Si lo queréis hacer casero lo podéis ver AQUÍ

1 Naranja 

PREPARACIÓN

En un cuenco ponemos el agua y la templamos unos segundos en el microondas. Sólo templarla, si la calentamos demasiado la levadura no hará su efecto. Añadimos la levadura, mezclamos bien y dejamos reposar unos 15 minutos.


En un bol ponemos la harina, una pizca de sal y mezclamos. Añadimos la levadura con el agua, que estaba reposando y la mantequilla a temperatura ambiente.


Mezclamos bien y amasamos. No hace falta amasar demasiado, con 3 o 4 minutos será suficiente. Hacemos una bola, la dejamos en el bol tapada con un paño que repose 1 hora, más o menos. Que doble el volumen.

Mientras que reposa la masa prepararemos la crema. En un recipiente ponemos el huevo con el azúcar. Batimos hasta que quede todo bien mezclado.


En un cazo ponemos la leche y antes de calentar añadimos la Maizena. Removemos hasta que quede totalmente disuelta.


Añadimos la mezcla del huevo con el azúcar y el extracto de vainilla. Mezclamos bien. 


Encendemos el fuego, fuego medio y vamos moviendo sin parar hasta que la crema espese. 


Pelamos la naranja y la cortamos en trocitos.


La añadimos a la crema y mezclamos. La retiramos del cazo y la ponemos en un plato para que se enfríe.


Volvemos a la masa. Sacamos la bola de masa que estaba reposando, la amasamos ligeramente y formamos una especie de rulo. Lo cortamos en 6 partes más o menos iguales.


Esperamos a que la crema haya enfriado, si no, al ponerla sobre la masa la ablandará y no se manejará bien. Ponemos en la mesa una de las porciones de masa y la estiramos con el rodillo con la forma que vemos en la siguiente foto . Con un trocito de mantequilla a temperatura ambiente untamos toda la superficie. Añadimos la crema. Si antes dividimos la crema en 6 partes más o menos iguales nos facilitará que la repartamos más equitativamente.


La enrollamos como vemos en la siguiente foto.


Con un cuchillo la partimos en dos. Cada una de estas parte será una caracola.


Ahora cada una de las partes la ponemos con el corte hacia arriba y enrollamos como vemos en la foto.
Esto lo haremos con cada porción de masa. Nos saldrán 12 caracolas.


Las vamos poniendo sobre una bandeja de horno con papel de horno. Separadas porque crecerán.


Las dejamos reposar una hora en un lugar cálido. Yo suelo utilizar el propio horno apagado. Las sacamos del horno lo calentamos a 180º, calor arriba y abajo, metemos la bandeja y horneamos hasta que estén cocidas. Yo las tuve unos 45 minutos. Las sacamos,  cuando se enfríen les espolvoreamos azúcar glas por encima y listas.




jueves, 1 de abril de 2021

FILETES DE CABALLA EN ESCABECHE

 

Me encantan los escabeches. La caballa es un pescado azul, es rico en vitamina B12, B6 y B3, también tiene alto contenido en yodo. Todo esto hace que reduzca el colesterol, ayuda a procesar los hidratos de carbono, y por si fuera poco es un pescado barato y muy sabroso, no podemos pedir más. He pedido en la pescadería que me lo abrieran y le quitasen la espina central, luego yo lo he terminado de filetear y quitarle todas las espinas, que aunque da un poco de trabajo, se agradece a la hora de comerlo y si queréis ahorraros ese trabajo podéis, simplemente cortarlo en rodajas de 3 o 4 cm de ancho y quitarle las espinas cuando lo estéis comiendo. Vale la pena hacer más cantidad de la que vayáis a comer pues se conserva perfectamente en el frigorífico unos cuantos días y así frío está estupendo y al día siguiente aún está mejor que recién hecho pues va absorbiendo todos los sabores del escabeche. 

INGREDIENTES

3 Caballas de buen tamaño, estas pesaban en total 1,5 Kg

2 Cebollas

1 Zanahoria

6 o 7 Dientes de ajo

2 Hojas de laurel

120 Ml de aceite de oliva virgen extra

100 Ml de vino blanco, en mi caso Moriles

100 Ml de vinagre. En este caso, de manzana

1 Cucharadita de pimentón dulce

Un poco de harina para rebozar

Unos granos de pimienta

Sal

PREPARACIÓN

En primer lugar vamos a preparar el pescado. Si queréis ver con más detalle como filetear la caballa podéis verlo AQUÍ.  Con un cuchillo afilado le quitamos las espinas de la zona de la ventresca.

En el centro, longitudinalmente tiene otra espina, cortamos pegados a la espina y separamos en dos filetes.

Ahora quitamos la espina que ha quedado en uno de los dos filetes anteriores. Repasamos con los dedos para comprobar que no queda ninguna.

Aquí tenemos todos los filetes limpios de espinas. La piel no se la quito.

Como son muy grandes los corto por la mitad.

Les pongo sal, los paso ligeramente por harina y los frío en el aceite de oliva virgen extra, no demasiado, luego se terminarán de cocer en la salsa. Los sacamos y reservamos.

En el mismo aceite echamos las cebollas cortadas en juliana, los dientes de ajo con piel y un corte trasversal en la mitad de cada uno, la zanahoria pelada y cortada en rodajas, las hojas de laurel y las bolas de pimienta. Les ponemos un poco de sal y dejamos que se pochen a fuego medio.

Cuando la cebolla esté transparente y los ajos y la zanahoria esté blanditos, incorporamos el pimentón, le damos una vuelta y añadimos el vino y el vinagre. Dejamos que cueza unos 4 o 5 minutos, para que se evapore el alcohol y el vinagre pierda un poco de fuerza.

Añadimos los filetes de caballa, tapamos la sartén y dejamos que cueza todo junto unos 5 minutos para que el pescado absorba los sabores del escabeche.

Ya lo tenemos listo, si lo dejamos de un día para otro estará mucho mejor, lo podemos tomar templado, del tiempo o  recién sacado del frigorífico.



jueves, 25 de marzo de 2021

BERENJENAS RELLENAS CON SOJA TEXTURIZADA


He preparado unas berenjenas rellenas, distintas, utilizando la soja texturizada, ideal para vegetarianos, veganos o los que prefieren disminuir el consumo de carne. La soja texturizada se obtiene de la soja, que no deja de ser una legumbre, que una vez que se extrae de ella el aceite de soja, se somete a una serie de procesos de extrusión, presión y deshidratación  y el resultado es este producto que a simple vista pueden parecer migas. 

La soja texturizada no tiene ningún sabor, pero lo absorberá de los ingredientes que la acompañen y  la sensación al comerla es como si fuera carne picada. Es un producto rico en proteínas, bajo en grasas saturadas, tiene bajo nivel de glucosa, contiene una cantidad importante de isoflavonas con función antioxidante. En definitiva es una  interesante opción más a tener en cuenta.

INGREDIENTES ( Para 4 berenjenas)


4 Berenjenas

120 Gr. de soja texturizada

1/2 Pimiento rojo

2 Cebollas

2 Tomates

2 o 3 Dientes de ajo

Unos champiñones

Sal y pimienta

3 o 4 Cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Bechamel para cubrirlas y un poco de queso para gratinar

PREPARACIÓN

He utilizado estas verduras para el relleno pero pueden ser otras a vuestro gusto. 

La soja texturizada viene  deshidratada, la venden en casi todos los supermercados, yo la he comprado en Mercadona. Mientras que preparamos los otros ingredientes la ponemos a hidratar en un cuenco con agua.


Lavamos las berenjenas, les quitamos el pedúnculo, las cortamos por la mitad longitudinalmente y le damos unos cortes, como vemos en la foto, sin llegar a atravesarla.


En una sartén grande, ponemos un chorreón de aceite y las ponemos boca abajo a fuego medio para que se tuesten un poco.


Cuando tomen color, las terminamos de hacer en el microondas, hasta que la pulpa quede blanda y se pueda retirar con facilidad.


Mientras tanto, vamos a preparar el resto del relleno. Ponemos una cazuela o sartén al fuego y vamos echando las verduras, la cebolla picada, el pimiento, los ajos también picados, ponemos un poco de sal y dejamos que se vayan haciendo.


Colamos la soja que teníamos en remojo, la estrujamos un poco con las manos, para quitarle el exceso de agua y la incorporamos a la cazuela.


Añadimos el tomate pelado y picado.


Incorporamos los champiñones cortados en trocitos.


Sacamos la pulpa de las berenjenas con una cuchara. No es necesario quitar toda, si queda algo no importa y la añadimos al resto de ingredientes. Cocinamos todo junto unos  minutos para que se terminen de hacer todos los ingredientes, se mezclen todos los sabores y la soja absorba los mismos. Probamos de sal  y rectificamos si es necesario.


Rellenamos las berenjenas que habíamos vaciado con la mezcla anterior y las ponemos en una fuente que pueda ir al horno.


Preparamos una bechamel clarita con 600 gr. de leche, 45 gr. de aceite de oliva o mantequilla, 45 gr, de harina, sal, pimienta y una pizca de nuez moscada. Ponemos el aceite, añadimos la harina y la tostamos un par de minutos y vamos añadiendo la leche poco a poco, moviendo sin parar con unas varillas de mano. Cocinamos unos 10 minutos sin parar de mover.


Repartimos la bechamel sobre las berenjenas, añadimos queso rallado y metemos en el  horno a media altura hasta  que se dore a nuestro gusto.


Servimos.