jueves, 13 de diciembre de 2018

PUNXAETES (HÍGADO CON PATATAS)


Este plato es un aperitivo típico de la Marina Baixa y en especial de Villajoyosa.  Posiblemente su nombre obedece a la forma de presentarlo, un trozo de hígado y una patata ensartados en un palillo. Se hace con patatas pequeñitas e hígado de cerdo. Queda una tapa o un segundo plato muy sabroso.

INGREDIENTES


400 Gr. de patatas pequeñitas

400 Gr. de hígado de cerdo

4 Dientes de ajo

1 Hoja de laurel

Unas bolas de pimienta negra

150 Ml de aceite de oliva virgen extra

150 Ml de vino blanco

Sal

PREPARACIÓN

Ponemos al fuego una cazuela con el vino, el aceite, los dientes de ajos sin pelar a los que les habremos dado un corte por el medio sin llegar a partirlos, la hoja de laurel y las bolas de pimienta.


Lavamos bien las patatas ya que las vamos a utilizar con piel. Las más grandes las cortamos por la mitad. Las incorporamos a la cazuela y dejamos que cueza todo a fuego medio hasta que se haya consumido todo el vino. Comprobamos que las patatas están blandas


Mientras tanto cortamos el hígado en trozos de bocado y reservamos.


Una vez consumido el vino, ponemos un poco de sal y las dejamos unos minutos al fuego hasta que se doren un poco a nuestro gusto.


Las sacamos y reservamos.


En el mismo aceite echamos el hígado, añadimos sal, subimos un poco el fuego y dejamos que se  fría.


Cuando el hígado está en su punto incorporamos las patatas que teníamos reservadas y dejamos todo junto en el fuego 3 o 4 minutos.


 La costumbre es pinchar un trozo de hígado,  una patata y comerlo todo junto.


lunes, 3 de diciembre de 2018

POLLO A LA PANTOJA


Ésta es la famosa receta del Pollo a la Pantoja que se hizo popular en su día cuando la servían en el restaurante Cantora que tuvo Isabel Pantoja en Fuengirola. La receta no tiene ninguna complicación, pero la verdad es que resulta un plato muy sabroso y que apetece repetir. Vamos con la receta.

INGREDIENTES


1 Pollo troceado y sin piel

1/2 Pimiento

1 Cebolla, o media cebolla y un puerro

2 o 3 Tomates

3 Cucharadas de salsa de tomate, mejor si es casera

3 Dientes de ajo

1 Hoja de laurel

1 Cucharadita de bolas de pimienta negra

2 Cayenas

Unas Ramitas de romero y de tomillo

1 Vaso de cerveza o de vino blanco

1 Vaso de caldo de pollo, puede valer de agua.

Aceite de oliva virgen extra

Sal

Un poco de harina para rebozar el pollo

PREPARACIÓN

Empezamos poniendo un poco de sal al pollo y pasándolo por harina. Lo sacudimos para que no tenga demasiada. Esta harina servirá para ayudar a espesar la salsa.


Ponemos un recipiente al fuego con el aceite y  freímos el pollo a fuego medio hasta que esté bien dorado. Lo sacamos y reservamos.


Quitamos parte del aceite, dejando 3 o 4 cucharadas. Echamos la cebolla y el pimiento cortados en brunoise, los dientes de ajo pelados y cortados en láminas no muy finas, ponemos sal y sofreímos a fuego medio hasta que esté la cebolla transparente.


Incorporamos los tomates pelados y troceados.


Mezclamos y dejamos que se vaya haciendo el tomate y terminen de pocharse el resto de verduras.


Lo sacamos y lo pasamos por un pasapurés  o le metemos el brazo de la minipimer.


Volvemos a poner el pollo que teníamos reservado en la cazuela, incorporamos la salsa que hemos triturado y añadimos las cayenas, la hoja de laurel, las ramitas de tomillo y las bolas de pimienta.


Echamos la salsa de tomate.


Vertemos la cerveza o el vino blanco, el caldo  y movemos para que se mezclen todos los ingredientes. Probamos la salsa y rectificamos de sal, si procede. Dejamos a fuego bajo hasta que el pollo esté tierno, moviendo la cazuela de vez en cuando. Ha estado 1 hora al fuego,  más o menos. 


Preparad un buen trozo de pan porque la salsa está para no parar de mojar.


jueves, 22 de noviembre de 2018

TORTA PASCUALINA DE ACELGAS



Ésta es una forma de comer acelgas que no puede ser más rica. Este pastel salado resulta una verdadera delicia, jugoso por dentro, crujiente por fuera, vamos que seguro que os encanta . He preparado la masa que  habitualmente utilizo en las  empanadas, con cantidades algo menores. Si queréis podéis hacerla con masa de empanada de la que venden refrigerada, pero el resultado no es el mismo. Ésta masa se hace muy rápido, es muy agradecida, rica y muy fácil de trabajar, por lo que os aconsejo que la hagáis. 

INGREDIENTES

PARA LA MASA:



200 Ml de aceite de oliva suave

200 Ml. de vino blanco

465 Gr. de harina de trigo

1 Cucharadita de sal

1/2 Cucharadita de colorante alimentario. Yo le he puesto cúrcuma. Esto es opcional

PARA EL RELLENO:



500 Gr. de acelgas cocidas y troceadas (pesadas una vez cocidas)

1 Cebolla grande

2 o 3 Dientes de ajo

Unas lonchas de bacon, también puedes ser de jamón.

100 Ml de leche, (puede ser nata de cocinar)

Un buen trozo de queso de Arzúa o cualquier otro que tengáis por casa.

3 Huevos para batir y dos más para poner enteros.

3 Cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Sal y pimienta al gusto

PREPARACIÓN

Vamos a empezar con la masa. La he amasado en la Thermomix, después explicaré como prepararla de forma tradicional.

Echamos en el vaso el aceite, el vino, la sal y la cúrcuma o colorante, si decidimos echarlo, más que nada es para darle un bonito color a la masa. Mezclamos unos segundos a velocidad 4. 


 Añadimos la harina y mezclamos 30 segundos a velocidad 6 y 3 minutos más a velocidad espiga. Todas las harinas no son iguales tiene que hacerse bola al mezclarse, si no, añadimos un poco más de harina y volvemos a mezclar a velocidad espiga. No es una masa dura, es blandita pero no se pega en las manos.


La retiramos del vaso, la tapamos y la dejamos que repose una media hora.


AMASADO DE FORMA TRADICIONAL:

Mezclamos todos los ingredientes  y trabajamos la masa durante un buen rato para que quede una masa lisa y elástica. Hacemos una bola, la tapamos y la dejamos reposar media hora.

RELLENO:

Limpiamos las acelgas, las cortamos en trocitos y las hervimos 10 minutos en agua con un poquito de sal. Las colamos para retirar toda el agua que podamos y las reservamos.

Pelamos y picamos la cebolla y los dientes de ajo. Ponemos una sartén al fuego con 3 cucharadas de aceite, echamos la cebolla, a continuación el ajo,  ponemos un poco de sal y sofreímos a fuego medio hasta que la cebolla empiece a dorarse.



Añadimos el bacon  cortado en trocitos.


Mezclamos y sofreímos unos 5 minutos a fuego medio.


A continuación incorporamos las acelgas bien escurridas. Sofreímos todo junto unos 7 u 8 minutos, probamos de sal y rectificamos si fuera necesario. Sacamos todo de la sartén para que pierda un poco de calor y reservamos.


Partimos la masa en dos partes una un poco mayor que la otra. 


Empezamos con la base utilizando el trozo mayor de la masa. Espolvoreamos de harina la mesa de trabajo y la estiramos con el rodillo hasta conseguir un rectángulo que nos cubra el fondo y las paredes del recipiente donde la vamos a poner. Yo he utilizado un recipiente de vidrio apto para horno de 30 x 23 cm. La masa se trabaja muy bien, si al estirarla se encogiera, la dejamos reposar 10 minutos más y la volvemos a estirar.


La colocamos en el molde. Previamente le he puesto un poco de mantequilla en fondo y paredes para que no se pegue.


En un bol ponemos 3 huevos, 100 ml de leche, salpimentamos y batimos.


Añadimos las acelgas que teníamos reservadas y mezclamos bien.


Vertemos la mezcla sobre la masa, añadimos el queso cortado en trocitos y hacemos 2 pequeños huecos con una cuchara en los que pondremos los huevos.


Estiramos la otra parte de la masa de forma que la medida estirada coincida más o menos con la parte superior del pastel. Le damos unos cortes con un cuchillo como vemos en la foto.


Ponemos la masa sobre el relleno, sellamos con la parte inferior de la masa presionando con los dedos y repasamos con un tenedor para que quede mejor sellada. Pintamos con huevo batido.


Un rato antes precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo, metemos el pastel y horneamos hasta que esté dorado a nuestro gusto y si pinchamos con un palillo de brocheta éste sale limpio. Yo lo he tenido 1 hora y cuarto.


Aquí lo vemos recién horneado. Lo sacamos del horno y dejamos enfriar. Lo podemos tomar templado o frío.