lunes, 27 de febrero de 2017

BUÑUELOS DE CALABAZA



Estos buñuelos de calabaza son típicos de Valencia. Son una maravilla. Es típico tomarlos en las fiestas de las Fallas, donde los encuentras por todos los rincones de Valencia, en cafeterías y en innumerables puestos callejeros, pero ¿porqué no tomarlos en cualquier época del año?.  Lo ideal es acompañarlos con un buen chocolate a la taza. Si los probáis seguro que los haréis un montón de veces

INGREDIENTES (Con estas cantidades salen dos buenas fuentes de buñuelos)


400 Gr. de calabaza, ya pelada y sin pepitas.

450 Gr. de harina de fuerza

300 Ml de agua de cocer la calabaza

25 Gr. de levadura de panadero

1/2 Sobre de gasificante (medio sobre de color y medio del blanco)

Azúcar glass para adornar

PREPARACIÓN

Cortamos la calabaza en rodajas, para facilitar el quitarle la piel.


Le quitamos la piel con un cuchillo afilado.


Las cortamos en trozos y le retiramos las semillas.


Ponemos la calabaza en un cazo, la cubrimos con agua y la ponemos a cocer una media hora, hasta que esté blanda para poderla triturar con un tenedor.


Sacamos los trozos de calabaza y los trituramos con un tenedor.  La reservamos. El agua de haberla cocido también la reservamos.


Dejamos que pierda temperatura el agua de cocción. Cuando este templada, cogemos unos 300 ml. disolvemos la levadura de panadero en ella. En un bol ponemos la harina, le añadimos el agua con la levadura disuelta y mezclamos bien con la mano.


Incorporamos la calabaza triturada.


Mezclamos y añadimos los dos medios sobres de gasificante. Seguimos mezclando. Esta masa no lleva azúcar.  Con la mano amasamos durante unos 10 minutos. La masa que resulte será pegajosa y blanda, en la siguiente foto podemos ver la consistencia. Es posible que tengamos que rectificar la cantidad de agua o de harina para alcanzar la consistencia deseada, ya que no todas las harinas absorben la misma cantidad de líquido y también jugamos con el líquido que queda en la calabaza al triturarla. Si queda demasiado líquida nos será difícil formar los buñuelos y si queda dura, no nos saldrán esponjosos. Ésta es la única dificultad para hacer unos buñuelos deliciosos.


Tapamos el bol con un papel film o un paño y dejamos reposar la masa hasta que doble el volumen. Yo la tuve 45 minutos. Aquí la podéis ver.


Vamos a freírlos. Preparamos un recipiente con agua que pondremos al lado del de la masa. Ponemos abundante aceite a calentar, deberá estar a unos 170º, ni echando humo ni poco caliente. Yo he utilizado aceite de girasol, para que no les de sabor a aceite, pero podemos utilizar de oliva, si queremos.


El procedimiento es el siguiente, La mano izquierda la introducimos en el bol de la masa. Cogemos como un puñado de masa, apretamos la mano y saldrá entre el dedo pulgar y el índice como una bolita de masa. La manos derecha la mojamos cada vea que vayamos a hacer un buñuelo, de no hacerlo se nos pegaría a la mano. Con los dedos de la mano derecha recogemos la bola de masa, le metemos el dedo pulgar para hacerle el agujero en el centro y la echamos rápidamente  en el aceite caliente. Si nos resulta complicado podemos echar la masa sin hacerle el agujero, pero no quedan tan bonitos.


Los doramos a nuestro gusto, girándolos a mitad de fritura para que se hagan por ambas caras.


Los sacamos a un papel de cocina para que absorban el exceso de aceite y a continuación los pasamos a una fuente. Los espolvoreamos con azúcar glass, o azúcar normal y listos para comer.


Para mi gusto, como mejor están es recién hechos, pero también los podemos tomar fríos. Mojados en un buen chocolate a al taza es un verdadero placer para el paladar.


lunes, 20 de febrero de 2017

CROQUETAS DE CHOCO


Estas croquetas de choco, hacía tiempo que quería prepararlas, han salido muy ricas, crujientes por fuera y blanditas por dentro. Acompañadas con un poco de alioli nos queda un aperitivo o un segundo plato fantástico.

INGREDIENTES ( Han salido unas 30 croquetas )



350 Gr. de choco o sepia

1 Cebolla mediana

140 Gr. de harina

35 Gr. de mantequilla

35 Gr. de aceite de oliva virgen extra

1 Litro de leche

3 Sobres de tinta

Un poco de nuez moscada (opcional)

Un poco de pimienta molida (opcional)

Sal

Harina, huevo batido y pan rallado para rebozarlas

Alioli para acompañar. Podemos ver la receta AQUÍ

PREPARACIÓN


Ponemos una sartén o cazuela al fuego, echamos la mantequilla y el aceite de oliva virgen extra, cuando la mantequilla esté derretida, incorporamos la cebolla picada, le ponemos un poco de sal y dejamos que se haga a fuego medio.


Mientras tanto cortamos en trocitos la sepia limpia, incluso los tentáculos.


Cuando la cebolla empiece a dorarse, agregamos la sepia cortada y subimos el fuego.


Mezclamos y dejamos que se haga. Al principio soltará bastante líquido. En unos 10 minutos estará guisada. 


La pasamos a una picadora.


La trituramos. A mi me gusta que no quede del todo deshecha para encontrar pequeños trocitos al comer.


Echamos un par de cucharadas más de aceite a la sartén, incorporamos la sepia triturada y añadimos la harina. Dejamos que se tueste un poco  para que las croquetas no sepan a harina cruda, como unos 2 o 3 minutos.


Vamos echando la leche poco a poco y mezclamos con las varillas manuales. Según vaya integrándose la leche en la mezcla, vamos añadiendo más y así hasta terminarla. Echamos un poco de sal. Incorporamos la tinta y seguimos moviendo hasta que la bechamel tome consistencia. Probamos y rectificamos de sal, si procede. No dejamos de mover para que no se nos pegue la bechamel en el fondo.  Cuando veamos que se despega fácilmente del fondo al pasar las varillas estará hecha. Tardará unos 15 minutos más o menos. 


La volcamos en un recipiente plano, la dejamos enfriar, la tapamos con un papel film, apretándolo contra la masa, para que no tenga aire y no se forme una capa seca. La metemos en el frigorífico y la dejamos unas horas. Mejor de un día para otro.


Vamos a formar las croquetas. Las he hecho redondas, pero les podemos dar la forma de croqueta clásica o la que queramos. Para darle la forma he utilizado dos cucharas. También podemos hacerlas con las palmas de las manos engrasadas con un poco de aceite.


Una vez que las tenemos con forma, preparamos tres platos, uno con harina, otro con huevo batido y otro con pan rallado.


Las pasamos primero por harina, les terminamos de dar la forma con las palmas de las manos. A  continuación las pasamos por el huevo batido y finalmente por el pan rallado. En este momento, si queremos, podemos congelar parte de ellas para tomarlas más adelante.


Ponemos a calentar en una sartén abundante aceite de oliva. Cuando esté caliente, a unos 175º, las vamos friendo poco a poco. Cuando estén tostadas a nuestro gusto las sacamos sobre un papel de cocina para que suelten el exceso de aceite. Mejor freírlas en un cazo pequeño y que las croquetas queden cubiertas por el aceite. Mejor todavía en freidora.  Freírlas en tandas pequeñas.


Las podemos acompañar con un poco de alioli.


lunes, 13 de febrero de 2017

PAN DE CALATRAVA



El Pan de Calatrava es un postre típico de la región murciana, de cocina de aprovechamiento, pues originariamente se utilizaba pan duro, restos de bizcochos, magdalenas, o cualquier tipo de bollería que tuviéramos por casa. Es un postre sencillo, fácil de hacer y muy rico. Os animo a probarlo.

INGREDIENTES


1/2 Litro  de leche

200 Gr. de azúcar

5 Huevos

200 Gr. de bizcocho. (Pueden ser magdalenas, sobaos, restos de roscón, etc,  incluso pan)

2 Cucharadas de extracto de vainilla. (Opcional). Yo utilice una hecha en casa que podéis ver AQUÍ

Ralladura de limón

Para el caramelo, 5 Cucharadas de azúcar y una de agua.

PREPARACIÓN

Ponemos el azúcar, la cucharada de agua en el molde y lo ponemos al  fuego para que se haga el caramelo. Cuidado que no se oscurezca demasiado pues amargaría. Cuando esté el caramelo a nuestro gusto, lo retiramos del fuego y reservamos. Si queremos podemos utilizar caramelo líquido industrial. Yo prefiero hacerlo casero.


Mientras tanto en un recipiente echamos la leche, el azúcar, los huevos, la ralladura de limón y el extracto de vainilla. Hay quién le pone también un poco de canela molida. También podemos poner un chorrito de ron o brandy, si no tenemos el extracto de vainilla. Si queremos la leche la podemos hervir antes con un palito de canela y una cascara de limón para aromatizarla, pero no es necesario. Yo la he puesto sin aromatizar.


Le metemos la batidora y batimos hasta que esté todo bien mezclado. También lo podemos mezclar con unas varillas de mano.


En el molde caramelizado ponemos los bizcochos cortados en rebanadas y los presionamoscontra el fondo. Yo utilicé restos de un bizcocho integral, por eso sale un poco oscuro.


Vertemos el líquido que habíamos batido.


Tenemos el horno precalentado a 180 º con un recipiente con agua para meter el molde al baño maría. Lo tenemos en el horno hasta que cuaje. Lo comprobamos pinchando con un palillo y cuando éste salga limpio, estará hecho. A mi me tardó 40 minutos.


Lo sacamos del horno y dejamos que se enfríe.


Lo desmoldamos y lo metemos en el frigorífico hasta la hora de comerlo.