miércoles, 16 de mayo de 2018

COCA DE LLANDA O COCA BOBA




La COCA DE LLANDA o COCA BOBA es un bizcocho típico de la Comunidad Valenciana, es un bizcocho muy sencillo y rico a la vez, que como siempre, en cada casa tienen su receta. Se llama coca de llanda por el recipiente en el que se hornea, que tradicionalmente era una bandeja de hojalata o de aluminio. Ésta es la que se ha hecho en mi casa de toda la vida. Ideal para un buen desayuno o merienda.

INGREDIENTES


300 Gr. de harina de trigo

250 Gr. de azúcar

3 Huevos

100 Gr. de aceite de oliva suave. Puede ser de girasol o mezcla de oliva y girasol.

250 Gr. de leche

3 Sobres de gasificante, (cada sobre lleva dos sobrecitos, uno blanco y otro de color). Se puede sustituir por un sobre de levadura tipo Royal

La ralladura de la piel de un limón o una naranja

1 Pizca de sal

1/2 Cucharadita de canela en polvo (opcional)

PREPARACIÓN

Empezaremos por separar las yemas de las claras de los huevos y montar estas últimas a punto de nieve, añadiéndoles la pizca de sal. Yo lo he preparado en la thermomix poniendo la mariposa, a 37º y velocidad 3 1/2 hasta que queden perfectamente montadas. También lo podemos hacer a mano con unas varillas o con una batidora de mano poniéndole las varillas.


Sacamos las claras del vaso y las ponemos en el recipiente donde vayamos a hacer la masa. Agregamos las yemas de los huevos.


Mezclamos con espátula y movimientos suaves y envolventes para que no se bajen las claras. Añadimos el azúcar. Reservamos 2 o 3 cucharadas para poner al final por encima de la masa.


Mezclamos igualmente el azúcar, añadimos la leche y seguimos mezclando con movimientos envolventes.


Incorporamos el aceite y mezclamos de la misma forma.


Añadimos la ralladura de limón o de naranja y mezclamos.


Si ponemos sobres de gasificante, incorporamos los sobres blancos y mezclamos. A continuación incorporamos la harina pasada por un colador y mezclada con los papeles de color del gasificante o con la levadura tipo Royal , si ponemos ésta.


Seguimos mezclando hasta que se incorpore toda la harina.


Preparamos el molde, o bien lo untamos con mantequilla y espolvoreamos con un poco de harina o le colocamos un papel de hornear. Echamos la mezcla en al molde, espolvoreamos por toda la superficie 2 o 3 cucharadas de azúcar y un poco de canela, si decidimos ponerla. Al hornearse, el azúcar formara una costra característica.


Un rato antes, encendemos el horno y lo precalentamos a 180º, calor arriba y abajo. Metemos el molde, mi horno tiene 6 ranuras para colocar la bandeja, yo lo pongo en la segunda contando desde  abajo. Horneamos hasta que esté dorado y pinchándolo con un palillo sale éste limpio. El mio ha estado unos 35 minutos. Dejamos abierta la puerta del horno 5 o 10 minutos antes de sacarlo.

Este es el resultado.



jueves, 3 de mayo de 2018

CREMA DE CALABAZA CON MANZANA


Esta crema de calabaza seguro que os encanta. La manzana le aporta un toque especial que hace que no sea tan dulzona y queda muy rica. Desde que la hicimos en casa por primera vez, ya la hemos repetido unas cuantas veces y siempre con éxito.

INGREDIENTES


1 Calabaza. La que utilicé pesaba 1,4 Kg. antes de pelarla y despepitarla

3 Manzanas Golden o cualquier manzana ácida como la reineta

1 Puerro

1 Cebolla

4 Cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Sal y pimienta molida.

PREPARACIÓN

Empezamos preparando la calabaza, la cortamos en trozos, la pelamos y le quitamos las pepitas. Ahora la cortamos en trozos más pequeños.


Picamos la cebolla y el puerro. Ponemos una cazuela al fuego, echamos el aceite, añadimos la cebolla, el puerro, un poco de sal y sofreímos todo a fuego lento.


 Cuando la cebolla y el puerro empiecen a ponerse transparentes añadimos la calabaza y la sofreímos    4 o 5 minutos.


Mientras tanto pelamos, quitamos las pepitas a las manzanas y las cortamos en trozos.


Las incorporamos a la cazuela y les damos unas vueltas.


Añadimos agua hasta que queden casi cubiertas. Es mejor no pasasrse y  si acaso, añadir agua cuando hayamos batido la crema, para evitar que nos quede muy clara. Salpimentamos y dejamos cocer hasta que la calabaza esté blanda.


Metemos el brazo de la batidora y trituramos hasta conseguir una crema fina. 


Ahora podemos  añadir  agua  si  queremos  la  crema  más  clara. Probamos  y  rectificamos de sal y pimienta, si fuera necesario.


Servimos y le podemos echar por encima un chorrito de aceite de oliva virgen extra.



jueves, 19 de abril de 2018

TORTILLITAS DE BACALAO (OTRAS)



He preparado unas riquísimas y muy crujientes  tortillitas de bacalao, elaboradas con harina de garbanzos y harina de trigo, la técnica es similar a las famosas tortillitas de camarones, (podéis ver la receta AQUÍ), que podemos disfrutar en toda la provincia de Cádiz,  pero sustituyendo los camarones por bacalao. 

INGREDIENTES


125 Gr. de migas de bacalao desaladas

60 Gr de harina de trigo

40 Gr. de harina de garbanzos.

1/2 Cebolla o mejor una cebolleta fresca

2 Dientes de ajo

1/2 Cucharadita rasa de levadura en polvo tipo royal

1 Ramillete de perejil fresco

Un poquito de sal

1 Vaso de agua muy fría (200 Gr.)

PREPARACIÓN

Un rato antes de empezar a cocinar metemos el agua en el frigorífico para que esté bien fría.
Pelamos y picamos finamente la cebolla o cebolleta y los dientes de ajo.


Los ponemos en un bol y añadimos el perejil picado finamente.


Incorporamos las harinas, la sal y la levadura.


Mezclamos y echamos el bacalao cortado o desmenuzado en trocitos muy pequeños.


Vertemos el agua bien fría.


Mezclamos bien, debe de quedar una masa bastante líquida, de forma que al echarla en la sartén se extienda y se forme una tortita fina.


Ponemos al fuego una sartén con abundante aceite de oliva y cuando esté caliente echamos la masa con un cucharon dejándola que se extienda. 


Cuando esté dorada por la parte inferior les damos la vuelta para que se doren por la otra cara. Es conveniente hacer una tortita primero y probarla para ver como está de sal, por si hay que rectificar.


Las escurrimos bien y las dejamos sobre un papel de cocina para que se absorba el exceso de grasa y las tomamos recién hechas, quedan muy, muy crujientes.